Skip to content

El viaje compartido de la marca, los empleados y el cliente

El viaje de marca, Solunion

Ya sea por cambios de hábito de consumo, por renovar una desfasada imagen, por diversificación o por reimpulsar el negocio, las marcas están obligadas a cambiar de look si no quieren ir apagándose poco a poco. Hay que dejarlas crecer, evolucionar para que se adapten a los nuevos gustos y/o necesidades de unos consumidores cada vez más digitales y sensibilizados con temas como la sostenibilidad, la igualdad o la conciliación, y que se caracterizan por su cada vez mayor empoderamiento.

Internet ha democratizado el acceso a la información y la digitalización facilita la toma de decisiones de compra a golpe de clic. Las redes sociales actúan como un potente altavoz que los usuarios utilizan para mostrar sus opiniones y creencias, conscientes de que su voz crítica hará adoptar cambios a la empresa si el asunto se viraliza.

Por otra parte, el cliente de hoy ya no consume por lo que vale el producto o servicio, sino que lo hace según lo que la marca dice, hace y representa. Es decir, el precio, la calidad y la experiencia son atributos que se dan por hecho, pero ahora el consumidor quiere que las compañías en las que confía compartan sus valores. “Hasta hace poco, una marca pertenecía a la empresa que había invertido en perfilarla, desarrollarla y monetizarla. Sin embargo, la realidad es ahora bien distinta, ya que han pasado a ser una propiedad comunitaria que pertenece a empleados, clientes y accionistas”, dice un informe de Accenture, que reconoce que los consumidores esperan que las enseñas estén alienadas con sus principios, lo cual es todo un desafío para las compañías, obligadas a estar en permanente escucha.

El citado estudio señala, además, que para el 73% de los usuarios las decisiones de compra están influenciadas por las palabras, valores y acciones de las empresas y que el 59% ha dejado de comprar por su actuación con respecto a un tema social.

Este reto es, a la vez, una oportunidad para demostrar que se es capaz de acompañar al cliente en su propia evolución y crecimiento con una imagen adaptada a lo que se espera de ella, moderna y resolutiva.

El trabajo de adecuación no es nada sencillo. Hay que abordar una auditoria con clientes, trabajadores y proveedores para comprobar cómo identifican y asocian la marca. En ocasiones, no hay más ciego que el que no quiere ver, y muchos empresarios creen hacer lo correcto y no son capaces de escuchar lo que les dicen sus usuarios. No faltan ejemplos donde se abre una brecha entre lo que el público entiende o espera de una compañía y lo que ésta realmente refleja. Grandes iconos han caído por no actualizarse a los nuevos gustos creyendo que siempre serían el rey del móvil o de la fotografía, por mencionar un par de casos.

La evolución de Solunion

En el último lustro, Solunion ha crecido en nuevos ramos, servicios y países. Es más autónoma en sus decisiones y más ágil, lo que ha venido construyendo una nueva forma de actuar y de relacionarse con trabajadores, proveedores, mediadores y clientes. Sin embargo, la marca no había evolucionado al mismo ritmo, por lo que desde hace un año se comenzó a trabajar en una renovada imagen corporativa que reflejase realmente lo que es hoy la compañía y hacia dónde quiere llegar.

De este modo, la nueva Solunion se ha construido bajo cuatro pilares:

» Propósito: La razón de ser es acompañar al cliente en todo lo que se proponga, ser su palanca de crecimiento gracias a la experiencia, conocimiento, análisis y capacidad de predicción del equipo.

» Posicionamiento: Porque la sostenibilidad, el cambio demográfico, el calentamiento global o la transformación digital son retos que obligan a innovar para contribuir a crear una mejor sociedad, ofreciendo soluciones innovadoras y adaptadas a cada negocio.

» Personalidad: Cercanos, inquietos, innovadores, valientes y ambiciosos. Así se define Solunion.

» Valores: Audaces por naturaleza. Fortaleza en equipo. Compromiso real. Son los valores de Solunion, que mira hacia delante, sin miedo a equivocarse, para asumir nuevos desafíos trabajando codo con codo con el cliente, comprometidos con su riesgo y siendo proactivos para anticipar soluciones.

Valora el contenido
[Total:6    Promedio:4.8/5]
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Elena Hita

Elena Hita

Periodista multimedia especializada en Educación Financiera y Economía, con 20 años de experiencia en medios.
Quizás te interese
¡Feliz año V.U.C.A!

¡Feliz año V.U.C.A!

2016 ha tenido un comienzo prometedor, con otra ronda de factores del miedo que llegan desde China.