Skip to content

China: la tradición del saldo de la deuda no impide los retrasos en los pagos

Retraso de los pagos China

A pesar de las tradiciones relacionadas con saldar deudas, el periodo medio de pago en las empresas del país continúa siendo largo. Además, los retrasos no están regulados de forma eficiente, lo que supone un problema añadido. El sistema judicial chino es muy complejo y opaco, y lo mismo ocurre con el marco establecido en caso de insolvencia.

El periodo medio de pago fluctúa entre los 30 y los 120 días, aunque la morosidad no es excesivamente elevada, debido a las normas culturales. Sin embargo, la extensión de los plazos de pago es un método frecuente y las empresas chinas suelen insistir en la obtención de condiciones de pago de 120 a 180 días.

Los intereses de demora suelen servir como herramienta de negociación y tienden a dejarse a un lado cuanto se llega a un compromiso para recuperar la deuda. El cálculo se hace sobre la base de las tasas del préstamos del Banco Popular de China: 6% anual a partir de 2014 (5,6% si la demora es inferior a seis meses; 6,15% si excede el año).

Prácticas de recobro: negociación primero

Los retrasos en China suelen establecerse en medio año y al iniciar una demanda formal, la tasa de recuperación podría situarse por debajo del 5%. Las soluciones amistosas son una alternativa importante a los procesos formales, debido a la dificultad para hacer cumplir las sentencias y a la complejidad del sistema judicial.

Si finalmente se decide por iniciar un procedimiento judicial, es importante valorar el estado de solvencia del deudor, ya que si se ha abierto un procedimiento de insolvencia, se vuelve extremadamente difícil recuperar la deuda.

Procedimientos de insolvencia

Para la declaración de quiebra, la empresa debe cumplir dos requisitos: ser permanentemente incapaz de pagar las deudas pendientes y no poder saldar las deudas de todos los acreedores con los activos liquidados.

La Ley que entró en vigor en 2006 contempla la posibilidad de la reestructuración y la liquidación para empresas en dificultades financieras.  Entre 1996 y 2003 el Gobierno de China dejó que cayeran muchas compañías de titularidad pública. Fue una política eficiente para limpiar sus activos, pero desde entonces las empresas rara vez han hecho esfuerzos para superar procesos de insolvencia y tienden a desaparecer.  Por eso es esencial realizar todos los esfuerzos necesarios para resolver cualquier controversia antes de llegar a la quiebra.

Valora el contenido
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Solunion
Solunion
Somos impulso. Somos expertos en seguros de Crédito y de Caución, servicio de Recobro, y otros asociados a la gestión del riesgo comercial.
Quizás te interese
Actualidad Solunion
Vídeos Solunion
Escucha nuestro podcast
Reproducir vídeo