Skip to content

Weekly Export Risk Outlook 28/8/2019

Weekly Export Risk Outlook 28-08-2019

El último boletín de exportación de Solunion incluye la actualidad económica de Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Argentina, Rusia, Egipto y Hong Kong.

Alemania: coqueteo con la recesión

Tras un inicio de año relativamente bueno, la economía alemana ha retrocedido. En el segundo trimestre, el PIB ajustado en términos estacionales se contrajo un -0,1% intertrimestral. Un marcado descenso de las exportaciones (-1,3% intertrimestral) y un revés en la inversión en construcción (-1,0% intertrimestral) demostraron bastar para llevar a la economía alemana al borde del desastre, pese a los continuos impulsos positivos procedentes del consumo (+0,2% intertrimestral). En vista de las tenues perspectivas del comercio mundial y la industria automotriz alemana, sumadas a la elevada incertidumbre política persistente en torno al comercio, Italia y el Brexit, en el mejor de los casos cabe esperar que se alcancen unas tasas de minicrecimiento en los próximos trimestres. Es especialmente preocupante que la debilidad en la industria esté afectando cada vez más a la demanda interna tal y como lo sugieren los principales indicadores y encuestas de opinión. A fin de cuentas, la economía alemana se ha mantenido a flote hasta el momento principalmente por el consumo privado y la inversión en construcción. Debido al sumamente débil inicio del 3T, ahora el riesgo de recesión se sitúa a un nivel elevado.

Si quiere leer el boletín completo descárguelo a continuación en pdf.
Weekly Export Risk Outlook

Weekly Export Risk Outlook 28/8/2019

Weekly Export Risk Outlook No.30 (28 August 2019)-ES.pdf

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
Solunion

Solunion

Somos impulso. Somos expertos en seguros de Crédito y de Caución, servicio de Recobro, y otros asociados a la gestión del riesgo comercial.
Quizás te interese
Vitamina C, China.

5 vitaminas C para el invierno de China

Durante 2016 el crecimiento de China siguió contrayéndose (+6,7%), aunque se mantuvo dentro del objetivo del gobierno del 6,5%-7%. La demanda doméstica fue la principal impulsora de este crecimiento, que se vio lastrado especialmente por las exportaciones y la inversión.