Skip to content

La industria alimentaria mundial en 2024

carro de la compra con frutas

A medida que nos acercamos a 2024, la industria alimentaria mundial se enfrenta a un panorama lleno de desafíos y oportunidades. Este artículo explora las tendencias que definirán la industria alimentaria mundial en 2024 a partir de los datos de un informe de Allianz Trade, uno de nuestros accionistas.

Tendencias en los precios de las materias primas

La volatilidad de los precios de las materias primas agrícolas es un punto que merece mención. A pesar de una reciente disminución en algunos precios, se espera que estos se mantengan altos en comparación con los niveles de 2019. Factores como los costes elevados de los fertilizantes, un dólar más débil y la especulación financiera intensa son cruciales en esta dinámica. Se espera que los precios del maíz se sitúen en un promedio de 3,5 dólares por bushel (25,40 kg.) en 2024, los precios de la soja en 12 dólares por bushel, y los del trigo en 5 dólares.

Impacto en el consumidor y cambios en el comportamiento de compra

La inflación alimentaria, que supera la inflación general en Europa y Estados Unidos, ha llevado a una reducción en los volúmenes de ventas de alimentos. En países como Italia, Francia, Estados Unidos y Reino Unido, se ha observado una disminución significativa en los volúmenes de compra. Los consumidores están optando por marcas más económicas, reflejando un cambio significativo en el comportamiento del consumidor debido a la presión económica.

Los descensos son relevantes: en Italia, los volúmenes cayeron cerca de un -4,5% interanual en septiembre de 2023, mientras que disminuyeron un -3% en Francia, un -1,3% en Estados Unidos y un -0,8% en Reino Unido.

Recuperación de márgenes y oportunidades para las empresas del sector de la alimentación

Para 2024, se espera una recuperación significativa en los márgenes operativos del sector alimentario. Las empresas de alimentos más cercanas al cliente final han logrado mantener altos los precios de venta, incluso cuando los costes de las materias primas, la energía y el transporte han disminuido desde los picos de 2022. Se proyecta que los márgenes operativos en el sector rondarán el 14,7% en 2024, en comparación con el 11,6% promedio de 2023. Esto representa una oportunidad significativa para las empresas del sector.

El mercado de alimentos orgánicos en Europa enfrenta desafíos

A lo largo de la última década, el mercado de alimentos orgánicos experimentó un crecimiento robusto, impulsado por un cambio en los hábitos de los consumidores y una mayor conciencia sobre la calidad de los alimentos, los químicos, los aditivos y las cuestiones ambientales. Sin embargo, la crisis del coste de vida representa un gran obstáculo.

Mientras que en Estados Unidos las ventas de alimentos orgánicos continuaron creciendo ligeramente en 2022, superando por primera vez la marca de los 60.000 millones de dólares, en la Unión Europea, donde la inflación alimentaria ha sido más aguda, se estima que el consumo de alimentos orgánicos disminuyó alrededor de un 5% en 2022.

Mirando hacia el futuro, las perspectivas de demanda a corto plazo para los alimentos orgánicos enfrentan desafíos. Aunque se espera que la inflación disminuya, el precio relativo de los alimentos orgánicos probablemente aumentará debido a los mayores costes laborales, ya que se espera que el crecimiento salarial se mantenga fuerte en ambas regiones. Las encuestas a consumidores también indican que, aunque muchos valoran la sostenibilidad y la calidad de los productos orgánicos, las limitaciones presupuestarias y los problemas de poder adquisitivo siguen siendo una prioridad.

Especulación financiera en el maíz y el trigo: un factor clave en 2024

Los datos sugieren un bajo grado de comercio especulativo en los mercados de materias primas agrícolas. Sin embargo, sí destaca una tendencia divergente en determinadas materias primas como el maíz, el trigo y el café, que han mostrado una trayectoria ascendente recientemente.

Cuando los precios de las materias primas agrícolas aumentan, los observadores siempre se fijan en China para ver si el país ha comprado de forma intensa para almacenar – lo que supone una forma de especulación física-. Sin embargo, el país asiático no ha estado almacenando productos agrícolas.

En los últimos años, las existencias finales de maíz y trigo se han mantenido estables. Para 2023-2024, se prevé que las existencias disminuyan un -3,6% en el caso del trigo y un -1,9% para el maíz en comparación con el periodo 2022-2023. Esto tiende a indicar que la demanda de China para la acumulación de existencias no debería contribuir al impulso de la demanda de estos cereales clave.

Desafíos futuros y estrategias de adaptación para la industria alimentaria

A pesar de la resiliencia del sector, existen riesgos significativos. Entre ellos, el muro de refinanciamiento de deudas en 2025 para las empresas zombi y un aumento en las insolvencias, especialmente en los segmentos de empresas de alimentación más cercanas al cliente final. Las empresas deben adaptarse a estas nuevas realidades, buscando estrategias para mejorar la eficiencia, la sostenibilidad y la innovación en sus operaciones, y protegerse frente al riesgo comercial y las insolvencias.

Solunion
Solunion
Somos impulso. Somos expertos en seguros de Crédito y de Caución, servicio de Recobro, y otros asociados a la gestión del riesgo comercial.
Quizás te interese